Portretschilder technieken Trucos y sugerencias para hacer un retrato.

ALGUNAS DEMONSTRACIONES





¿Cómo llegas a ser un buen retratista? ¡Queriéndolo!

El camino hacia un buen retrato es largo y a veces complicado. Al principio parece que avanzas rápido, pero luego te cuesta mucho más trabajo. El secreto está en que siempre aprendes más de tus errores que de tus triunfos. La autocrítica es una cualidad muy importante, aunque a veces es también la que frena cualquier avance.
Disfruta pintando y estudia a fondo las obras de los grandes pintores.
Para los interesados, a continuación hay unos consejos generales y más abajo una breve descripción de mi forma de trabajar.

Consejos

Hacer un buen retrato no es sólo una buena representación de la cara. Se trata de reflejar al modelo de manera que coresponda con la persona. Hablo de carisma.
Igual de importante que lo anterior, es una buena composición.
Aprende a conocer bien a tu modelo. Trata de averiguar si es abierto o introvertido, si es tímido o alegre. ¿Qué faceta es la que quieres representar?
Antes de hacer ningún trazo sobre el papel: estudia cuidadosamente la cara del modelo. Mira si la cabeza es asimétrica. Muchas personas tienen diferencias entre derecha e izquierda. Si la diferencia es grande, lo cual es bastante común, decide qué lado es el que quieres mostrar.

Presta mucha atención a la composición. ¡Éste aspecto se descuida demasiadas veces! Aunque la cara está muy bien pintada, si no se ha prestado atención a la composición el retrato será mediocre.

Anima al modelo cuando está posando. Dile que lo está haciendo bien. Tendrá más soltura.

Sienta al modelo a más altura que tu. Utiliza una tarima. La mía tiene ruedas y mide unos 40 centímetros de alto. (Si trabajas con fotografía elige una posición baja.)

Situa un espejo detrás de ti, de manera que si te das la vuelta puedas ver reflejados el modelo y el lienzo al mismo tiempo. A veces te puede ayudar a descubrir errores rápidamente.

Ante cualquier duda empieza de nuevo. No sigas cuando ya sabes que no vas a llegar a ningún sitio. A veces vuelvo a pintar trozos en blanco y empiezo de nuevo al día siguiente.

Mantén tu paleta limpia y ordenada. Antes de empezar haz unos cuantos colores básicos. A veces hago también tres tonos de gris para para romper los colores más chillones.

Al final del día limpio la paleta. La pintura que no he usado la pongo en un azulejo, lo meto en un tupperware y lo guardo en la nevera por la noche.

Evita rasgos duros, suaviza los rasgos alrededor de la boca y busca bordes ¨perdidos¨.

Cuando se ven los dientes en la boca, trátalos como un arco hermético. Nunca hay que pintar dientes sueltos.

Las cejas apenas son una raya oscura. Hazlas transparentes. Piensa que debajo tienen color carne.

Pinta las pupilas transparentes.

Un pintor no es un psicólogo o un cirujano plástico. No tienes que hacer a la persona más guapa o más fea de lo que es, pero procura que el retrato tenga presencia.

¿Pintar del natural o a partir de la fotografía?

A veces se habla de forma altisonante sobre el tema de pintar un retrato a través de la observación directa o del natural, sobre todo entre pintores retratistas. Yo trabajo tanto a través de la observación directa como partiendo de la fotografía (por cierto, siempre las fotos me las hago yo, y a veces más de un centenar).
Las dos formas de trabajar tienen sus pros y sus contras:

Del natural

La mayor ventaja de la observación directa es un registro de los colores más dinámico y que genera a veces un resultado más vivo. Dibujando al modelo también a menudo resulta una imagen más penetrante de la que se puede esperar a partir de fotografías. Por supuesto requiere determinadas capacidades de dibujo. Trabajando así el mayor inconveniente es la dependencia del modelo: solamente se puede trabajar cuando está presente la persona y sólo durante sesiones de una hora como máximo. Otro problema puede surgir si el modelo "se hunde" durante la sesión, adoptando progresivamente rasgos cada vez más monótonos.

Fotografía

Con la fotografía como recurso la enorme ventaja es que se puede elegir la imagen más favorable a partir de muchas fotos. De tres o cuatro carretes, tengo la experiencia de que me valen nada más que una o dos tomas. Saber fotografiar es tan imprescindible como disponer de un buen equipo. Otra ventaja de usar la fotografía como referencia es que permite escoger el momento para pintar y se le puede dedicar todo el tiempo que sea necesario.
Si pintas únicamente a partir de fotos es aconsejable estudiar de vez en cuando al modelo en directo; aunque trabajes sóo del natural, toma algunas fotos que te permitan seguir pintando cuando no está presente la persona.

De todas formas no me parece muy interesante la polémica sobre pintar a través de la observación directa, cuando se defiende esta opción como si de una religión se tratara. ¡No compliques el tema, hay que intentar hacer un buen retrato de la manera que sea! De eso se trata.

La cita con el modelo

Todo empieza con un pedido para retratar a una persona.
La mayoría de veces yo me desplazo al lugar de residencia del cliente. Hago una cita, normalmente para dos visitas. La primera para conocernos, y la segunda para, a ser posible al día siguiente, para hacer las fotos y el boceto.
Es importante conocer al modelo y que éste te conozca a ti. Al fin y al cabo un retrato es algo que se hace juntos.
Durante el primer encuentro llegamos a un acuerdo acerca del tamaño del cuadro, y yo elijo las diferentes partes de la casa donde podríamos hacer las fotos. Así me puedo hacer a la idea de cómo será mi visita al día siguiente.
Un detalle que tampoco carece de importancia es que sepa encontrar la casa de la persona en cuestión. Si antes de mi cita no consigo encontrar la casa y me presento allí quince minutos tarde, puede ser que esté medio furioso por la mala señalización o una calle inencontrable. Mi mal humor posiblemente puede transmitirse al modelo. Más de una vez he llegado con antelación a casa del modelo y he esperado hasta que fuera la hora. Parece un detalle sin importancia, pero para mí forma parte del proceso.

La sesión de fotos

Antes de salir de casa compruebo que lo llevo todo. Más de una vez me he dejado la cámara. Actualmente sólo llevo una maleta donde está todo, de manera que es difícil que me vuelva a suceder.

Entonces empezamos a trabajar. El par de horas dedicadas a las fotos son de vital importancia. Es entonces cuando sucede todo. Una buena fotografía es la base para un buen retrato.

Prefiero hacer las fotos con luz natural. Si las circunstancias no son lo suficientemente buenas uso la luz artificial que siempre llevo conmigo.
Alguna vece la sesion de posar no es muy ágil, porque a algunos les sale mejor que a otros. Si dijera "¿tienes un mal día?" o algo parecido, sería muy poco probable que saliera bien. En esos casos hago justo lo contrario, le digo al modelo que lo está haciendo muy bien. Es una mentira piadosa pero en muchos casos ayuda a que se anime.
Con los niños la cosa cambia. Entonces soy completamente dependiente de la situación y el tiempo que tengo para hacer fotos es limitado porque muchas veces en poco tiempo pierden el interés y se cansan de posar. Estas sesiones son intensas.

Procuro tener suficientes imágenes, no solo de la pose sino también fotos de la cara y de las manos.
Después de la sesión fotográfica hago algunos esbozos, normalmente en carboncillo y apunto cuidadosamente el color de los ojos, el pelo y otros detalles que me llamen la atención. El dibujo no me va a servir para trabajar directamente. Lo uso cuando estoy pintando para extraer más información.
Antes de salir le echo un vistazo rápido a las fotos en la cámara digital y sé si son aceptables.

El boceto

Una vez en casa miro las fotos en el ordenador y con tranquilidad hago una selección. Elijo las fotos en que la pose general sea buena y otra de la que me guste la cara. Muchas veces tengo que juntar muchas fotos.
Como sé que tamaño va a tener el cuadro, eso determina el corte de la foto. Miro si la composición me gusta. Por último la imprimo.
Partiendo de esa imagen hago el boceto a lápiz y evalúo el resultado.
Este boceto también sirve para que el cliente lo vea y de su opinión. Se lo mando por e-mail.

Si la reacción es buena hago la impresión definitiva. Presto mucha atención a imprimir bien mis fotos, cuido mucho el balance de colores y los contrastes.
Hago varias impresiones. Una para la pose general. En esta hago una división en cuadrados con líneas muy finas, que deberán corresponder con los que he dibujado sobre la tela. Hago otra impresión solo de la cabeza con el tamaño exacto que tendrá sobre el lienzo, y otra de detalle de las manos.

El lienzo

Utilizo lienzo de buena calidad y la monto yo en el bastior yo. Luego doy tres veces una imprimación de gesso un poco agrisado. El dibujo lo hago a carboncillo. Los detalles en lápiz de color rojo. Una vez termindo aplico una capa de goma laca muy finita para fijar el dibujo.
Mi paleta

Dedico mucho tiempo a preparar mi paleta. (Que es de vidrio sobre un pupitre inclinado.)

Mis colores, de izquierda a derecha en la paleta:

negro de marfíl
azul ultramar claro / oscuro*
azul cerúleo
verde esmeralda
verde óxido de cromo
carmesí alizarina
tierra sombra tostada
tierra siena tostada
anaranjado de cadmio
rojo venecia / rojo indio*
rojo cadmio claro
rojo cadmio oscuro
tierra siena natural
ocre amarillo
amarillo cadmio claro
blanco titan

* en función de las circunstancias.

De antemano mezclo algunos colores. Tres colores carne claros para la parte de la cara a la luz, dos tono medios y dos sombras.

Color carne claro para las zonas iluminadas

1.Más claro: blanco titan+ocre amarillo+rojo cadmio claro.
Cuando el color carne es mas frío sustitúyo el rojo claro por medio incluso rojo venecia.
2.Medio claro: como arriba, con menos blanco y añadiendo azul cerúleo.
3.Claro más oscuro: como arriba, con aún menos blanco y más azul cerúleo.

Medio tonos

1. blanco titan+ocre amarillo+rojo cadmio+verde esmeralda
2. blanco titan+ocre amarillo+rojo cadmio+verde óxido de cromo+anaranjado de cadmio

Sombras

1.tierra siena tostada+erde esmeralda+anaranjado de cadmio+un poco de blanco.
2.tierra siena tostada+erde esmeralda+anaranjado de cadmio.

También preparo tres grises. Ocre amarillo+negro+blanco.

Medio y pinceles

Mi medio al empezar es termentina pura. Mas tarde uso un medio normal para óleo añadiendo al final un poco aceite espeso. Hay que empezar magro y acabar graso.
Mis pinceles los enjuago con aguarrás en una lata de conserva con un coladorde té de propia fabricación.
Utilizo muchos tipos de pincel, pero suelo empezar con cerda lo más ancha posible, para resolver las áreas planas. Luego una vez manchado el lienzo uso pinceles más suaves como de mangosta o en contadas ocasiones de marta.

Ordenado

Intento trabajar con la mayor claridad posible. Por eso cada día empiezo con la paleta limpia. Al final del día pongo toda la pintura que aun sirve en un azulejo y lo coloco en un tupperware que meto en la nevera. Así se conserva bien hasta la mañana siguiente. Una vez cuando el dibujo esta en el lienzo y fijado con una capa de goma laca, el verdadero trabajo puede comenzar.

La pintura

Sólamente puedo empezar con la cara a primera hora de la mañana sabiendo que tengo el día entero delante. Porque trabajo en fresco sobre fresco.
Empiezo con las sombras de la cara, luego los medios tonos y al final los tono más claros. Después las sombras más ligeras, los claros con más empaste.

Entonces hago una pequeña pausa y a ser posible salgo del estudio. Al volver al cabo de quince minutos veo lo que he hecho hasta ese momento con otros ojos. Miro en el espejo que tengo detrás de mi, que refleja al modelo y al cuadro, y compruebo que los planos generales y los contrastes de color están bien. También me quito las gafas, y miro el cuadro borroso y así aprecio mejor el tono general. Sólo cuando estoy satisfecho con las grandes superficies reviso los bordes y transiciones, cuidando el planteo grande. Una parte del fondo alrededor de la cabeza ya está pintada.

Esta primera fase dura como mínimo medio día y es la parte más intensa de todo el retrato. El resto del día lo dedico a pintar otras partes del cuadro que no requieran tanta concentración. Es importante dosificar la energía. Es imposible mantener la concentración durante muchas horas seguidas.
Al dia siguiente puedo valorar el trabajo del día anterior. Una vez contento empiezo con el fondo. Suelo manchar las grandes superficies oscuras con un capa de pintura muy diluida con trementina.

----


Mis pintores favoritos:
Por supuesto Rembrandt, pero no revela sus secretos como parece hacer Velázquez. Este pinta de una manera que piensas que ves como lo hace. Singer Sargent es naturalmente mi gran ejemplo y también el pintor valenciano Sorolla. Además están Vermeer, Van Dyck, Rubens Ilja Repin, Anders Zorn y muchos otros.

Mucho he aprendido de los clases de John Howard Sanden.

Libros que suelo hecharle una ojeada de vez en cuando:

Bridgeman´s Complete Guide to Drawing from Life de George B. Bridgeman. Sterling Publishing Co., Inc. New York 2001. ¡Obra clásica para todos los pintores y dibujantes!

Ilustración creadora de Andrew Loomis. Milagrosamente he conseguido una copia en el museo Reina Sofía en Madrid de lance. Muy útil para estudiar la composición.

Portrait Painting in Watercolor de Charles Reid. Watson Guptill Pulications/ New York 1976. Libro sobre acuarela. Contagioso y instructivo.

Los materiales de pintura y su empleo en el arte, Max Doerner editorial Reverte s.a. Téchnica y materiales.




‹ Demonstración del retrato de Tj. van Löben Sels